Esfuerzo, trabajo, recompensa

Mikel Larrañaga intentando placar a un jugador local. Foto: Alba Villar

Así son las cosas, cuando realizas tu trabajo; cuando aportas todo lo que tienes; cuando te derriban y te vuelves a levantar con el único objetivo de avanzar ese metro más; cuando estas solo con tus compañeros en un campo rival; con los entusiastas aficionados locales empujan a su equipo y notas su rechazo; y esa bocanada de aire que a veces te falta en los pulmones, te da la fuerza suficiente para pasar la linea de marca y lograr posar el oval cuando el tiempo de juego agoniza, es la recompensa si te llevas la victoria.

34-35 resultado final, es el mejor resumen de un partido en el que el Babyauto Zarautz comenzó con una espectacular carrera de Sebastian Sedran en el minuto 3 de juego driblando rivales para anotar su ensayo y Agustin Cittadini transforma el tiro adicional. El Kaleido Vigo defiende su plaza y presiona a los nuestros, logrando empatar el partido con un ensayo de castigo en el minuto 12.

Y empezó el recital de ataque y defensa por parte de ambos conjuntos; “el XV de la Tortuga” realizando una gran defensa de su zona, con muy pocos errores, aguantando las acometidas rivales, logra por medio de Mikel Larrañaga pasar la linea de marca local y anotar un nuevo ensayo que “Agus “ Cittadini transforma. Pero el conjunto vigués no les permite ni celebrarlo logrando ellos un nuevo ensayo en los tres minutos siguientes, los Beltzak no se arrugan ante la reacción de los gallegos, y por medio de Xalbat Amilibia logran mantener la distancia con una nueva transformación. Y los de casa, no permiten que el Babyauto Zarautz se aleje llegando otra vez al área rival. 19-21 cuando el árbitro manda a los dos conjuntos al descanso; mucha tensión en un partido muy duro y trabado; el Vigo se juega mucho en su casa; delante de su gente; y el Babyauto Zarautz no quiere perder la ventaja que lleva en el marcador.

A los 4 minutos de la reanudación, el apertura local se juega un drop logrando sumar 3 puntos mas. Esto hizo daño a los jugadores vascos, que bajaron su ritmo de juego; y pagaron cara esa flaqueza temporal ya que el Kaleido Vigo logró 2 ensayos en 10 minutos poniéndose 34 – 21. El conjunto local se había crecido y cometió el error de no valorar el lento pero seguro caminar del XV de la Tortuga y  al igual que su logotipo, el Zarautz avanzó, arrinconando a los locales, presionando hasta lograr un nuevo ensayo por medio de Agustin Cittadini y  otro más por medio de Corey Simpsom en el minuto 72 transformando el apertura del Babyauto Zarautz ambos tiros adicionales que ponian por delante en el resultado final al conjunto visitante. 34-35 y faltaban 7 minutos para el final del encuentro. Como se supone, final muy duro, correoso; con una jugada polémica en el minuto final ya que con una melé a favor del Babyauto Zarautz, el árbitro pita un golpe en contra de los visitantes; silencio impresionante en As Lagoas Marcosende; cuando el oval vuela hacia los palos, la expectación es máxima, el linier local levanta el banderin, pero el balon no entra por poco; ni el linier visitante, ni el árbitro lo validan; dando rienda suelta a la rabia de jugadores y publico gallego. 5 puntos muy valiosos para el Babyauto Zarautz, que ha dado fin a una gran jornada de rugby donde solo ha cosechado la derrota del equipo Senior B, que desarrolló un gran partido de la Euskal liga, frente al Arratiko Zekorra; los conjuntos Sub 16 y Sub 18 del Babyauto Beltzak/Zarautz, se impusieron a sus coetáneos navarros de La Unica Rugby taldea. Y el domingo 21, en el campo de Mitxelin de Lasarte, los conjuntos Sub 10 y Sub 12, mostraron la gran calidad que atesoran disfrutando de una gran jornada de rugby. Presente, y futuro sin olvidar el pasado, que con esfuerzo, y trabajo, genera estas grandes recompensas.